domingo, 11 de mayo de 2008

Halara, Halara (Parte I)

La tarde caía sobre el desierto, el dorado astro rey se deslizaba lentamente intentando resguardarse de si mismo en los confines de la arena. Las primeras estrellas aparecían en los cielos, cual pequeños recortes en el oscuro manto que es el cielo.

La posible calma que esta imagen pudiera traer al corazón del hombre se veía truncada por el barullo de la ciudad que despertaba con el cambio de temperatura. Con las luces se encendían las personas que allí vivian, incapaces de trajinar bajo el implacable sol, trataban de rehuirlo. No era hasta que éste se ponía cuando se sentían suficientemente valientes para salir, para dejar atrás el seguro refugio de un tejado sobre sus cabezas.

Como todas las ciudades que presumen de cosmopolitas, estaba formada por millares de personas anónimas que ni se conocian ni querían hacerlo. Personas que se movían como hormigas trabajadoras, recorriendo las calles y carreteras. Personas que se podían sentir vacias, pero que jamás lo admitirían.

Pero como toda historia que se precie, la nuestra encontrará entre toda esa multitud a alguien que sea especial, a alguien que merezca las lineas que de él explica este cuento. Un cuento que puede ser tan fruto de la fantasía como de la relaidad... nada nos dice que él exista, que no sea fruto de la mente de una escritora aburrida... pero... y si exitiera, y si ahora, entre esa malhumorada masa estuviera nuestro protagonista, nuestro personaje... qué estaría pensando...

"Prisas, prisas, más prisas... siempre ando corriendo de un lado a otro... incluso cuando no tengo que llegar a ningún lado. Esto no puede ser bueno, pero... por qué menguar mi paso ligero... no gano nada llegando antes, pero tampoco llegando más tarde...y si eso... ¿fuera lo de menos?..."

Un pensamiento tan natural como muchos otros, nada que le haga especial, pero sí que lo es, lo es porque quiere serlo, porque se está descubriendo a sí mismo y, ESO, no es tan corriente.

Para qué contextualizar a este hombre... acaso sus pensamientos van a entenderse mejor sabiendo su origen, su raza, su lengua materna... incluso el color de su piel... por desgracia, sí. Cada una de esas cosillas nos da un poco de lo que somos, nos condiciona pero no determina. Nos aportan una herencia que a veces pesa como un losa. Sin embargo... sería demasiado simple dar todos esos detalles de golpe.

Él se siente estraño hoy. Debe llegar al pavellón universitario. Allí le espera una interesante clase de astronomía. Siempre le han gustado las estrellas... esas estrañas luces que los observaban desde el firmamento.

Se había tumbado durante horas en la azotea de su edificio... observandolas a ellas como ellas a este mundo. Se había preguntado incontables veces como sería la historia que ellas contaría. Ellas que habían visto a los hombre desde que aparecieron en esas áridas tierras... cómo habían luchado contra la sequía, cultivando una tierra que no quería darles frutos y... venciendo esasa adversidades... construir ciudades cada vez más grandes... producir más, consumir más, hasta... consumirse a ellos mismos...

-Pero hombre, ¿en qué mundo andas?- Uno de sus compañeros le devuelve con estas palabras al mundo real. Las acompaña con un sonoro golpe en el hombro- Casi te saltas la entrada al pavellón.

-Ejm.. sí, nada que hoy no se donde tengo la cabeza-¿por qué no se sentía capaz de compartir esos pensamientos, esas ideas con nadie?- Pero vamos, vamos que creo q llegamos tarde.

-El chico de las prisas... halara, halara...

Entran corriendo en el aula magna donde se imparten las lecciones.

2 comentarios:

Andrews dijo...

Enhorabuena Kitiara por tu blog, me ha gustado mucho, y además escribes de una manera poco usual, simplemente genial.
Estoy deseando leer la segunda parte de esta historia.

Si te parece bien, me gustaría poner un enlace desde mi blog para seguir tus escritos.

Saludos

Kitiara Uth Matar dijo...

Gracias Andrews, me sonroja leer este comentario!
Tienes mi permiso para poner el enlace, aunque sigo pensando que a pocos les puede interesar el conjunto de palabras mal ligadas y demasaido estrujadas que puedan salir de esta cabecita!